El reto de emprender en Colombia

¿A qué me dedico? ¿De qué vivo? ¿Para qué soy bueno? ¿Qué me gustaría ser? Son preguntas que cobran fuerza en momentos particulares de nuestras vidas y nos llevan a tomar decisiones como estudiar, buscar empleo, trabajar de forma independiente o emprender, en últimas, decisiones que nos permitan ir trazando un camino para vivir de forma digna y desarrollarnos personal y profesionalmente.


Para algunos el camino es emprender, crear empresa. En Colombia, según el último informe GEM de 2020 (1), el 61% de los colombianos reconoce en el emprendimiento un plan de vida deseable, el 58% de los colombianos tiene potencial para emprender, el 42% de los colombianos tiene la intención de emprender y el 22% de los colombianos está emprendiendo, es decir, están involucrados en una empresa naciente o nueva, de menos de 3,5 años (actividad empresarial temprana, TEA). Según estas cifras, los niveles de actividad empresarial temprana en Colombia son positivos, se acercan a los promedios de países latinoamericanos, y están por encima de los niveles de actividad empresarial temprana de otros países como Estados Unidos, países europeos y asiáticos, lo que deja bien posicionado a los colombianos en términos de la iniciativa de emprender.


Cabe destacar que hay una diferencia importante entre los colombianos que tienen la intención de emprender y los que están emprendiendo, es decir, solo la mitad de los colombianos que tienen la intención de emprender lo hacen, lo que no es una decisión sencilla de tomar, y son los creativos, arriesgados y recursivos los que deciden iniciar, experimentar y jugársela. Por otro lado, dice el GEM que solo el 4,3% de los colombianos está involucrado en empresas ya establecidas (que han superado la barrera de los 3,5 años de estar funcionando), indicador que está muy por debajo si lo comparamos con el promedio tanto en Latinoamérica como en países de otras latitudes, lo que demuestra la baja continuidad que tienen los negocios en Colombia, es decir, a pesar de que en Colombia hay una tasa de emprendimiento alta, son pocas las empresas que logran sobrevivir.


Lo anterior implica grandes retos, por una parte la necesidad de generar condiciones favorables para el entorno empresarial, para lo cual se requiere la suma de esfuerzos y articulación entre los sectores público, privado y educativo. Tareas como fortalecer la formación empresarial tanto en la etapa escolar, como en la etapa de formación profesional; mejorar las condiciones de impuestos, tasas y burocracia; desarrollar y ampliar alternativas de financiación; apostarle a la investigación, el desarrollo y la innovación son, entre otras, tareas que deben cobrar relevancia en nuestro país. Tenemos el reto de potenciar la iniciativa empresarial de los colombianos y apostarle al surgimiento de emprendimientos dinámicos, de alto potencial y alto impacto.


Por otro lado, son también grandes los retos que tiene un emprendedor; iniciando por autoconocerse y conectarse con lo que les apasiona; reconocer sus fortalezas y retos, en especial competencias como la empatía, la creatividad, el liderazgo y las habilidades financieras; pensar desde la perspectiva de modelos de negocio; ser innovador arriesgado y perseverante son algunas de las cualidades que deberá desarrollar un emprendedor para enfrentarse a un mercado tan cambiante, dinámico y altamente competido. Aprender de los errores de otros es fundamental para un emprendedor, conocer por qué se cierran las empresas en Colombia para no repetir los errores que otros emprendedores han cometido.


Según el GEM, la principal causa por la que las empresas en nuestro país no continúan es porque nos son rentables, especialmente porque no alcanzan los niveles de ventas esperados, en este sentido uno de los principales retos de un emprendedor es escuchar a su cliente, conocer a su cliente, diseñar para su cliente, innovar y hacer mercadeo. Por otra parte, nos dice el GEM que el segundo factor que influye en el cierre de las empresas son motivos personales o familiares, para lo cual la organización en el negocio y el mantener una buena relación entre socios se convierte en un tema clave; por último dice el estudio que el tercer factor que influye de cierre de las empresas es por problemas de financiación. Quien quiera emprender en Colombia deberá prepararse muy especialmente para estos retos.


En este marco, en el INCAP Cali estamos asumiendo nuestra responsabilidad y compromiso con el emprendimiento en la región; contamos con un programa de formación en emprendimiento transversal a todos los programas formativos, que consta de tres etapas: la primera enfocada al autoconocimiento y el conocimiento del contexto; la segunda enfocada en la identificación de oportunidades y la generación de ideas de negocio; la última enfocada a la implementación, la puesta en marcha de modelos de negocio. Con esto esperamos brindar a los estudiantes la oportunidad de desarrollar y fortalecer competencias claves para emprender, además de propiciar espacios que conecten a los emprendedores con el mercado y las tendencias actuales.


Cada vez son más los estudiantes que están emprendiendo o desean emprender, que llegan al INCAP Cali con el deseo de tener más conocimientos, de desarrollar habilidades claves y de establecer buenas conexiones para potenciar de sus ideas de negocio. Apostarle a nuestros emprendedores, a sus sueños, a sus proyectos de vida, es también aportarle a la reactivación de nuestra economía y del empleo, es apostarle al emprendimiento como factor clave para el desarrollo social.


Andrés Mauricio Perafán Prado

Coordinador de Emprendimiento y Empleabilidad de Incap Cali


Informe GEM Colombia 2020. Dinámica de la actividad empresarial en Colombia, Global Entrepreneurship Monitor, 2

87 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo